Creado en 07 Octubre 2015
The latest FAO data estimates that in 2050 there will be 9,000 million people worldwide, who should  at least eat 3 times a day. For this, agriculture will have to increase yields up to and over  70% in some regions of the world, and this increase in production has to be done sustainably, using less water, fertilizers and having  the same agricultural soil available to preserve the environment.

Thus, it poses a difficult challenge that will require resources and all available tools at our disposal. One of these tools and technologies that is  beginning to be used by the agrifood sector companies is BIG DATA.

"Despite the technological development, the only sure thing is that we will continue eating 3 times a day, so agriculture will remain a profession with future". 

This new technology allows farmers to be able to make more accurate weather forecasts and to predict where and when to attack a pest or a particular disease. Before scrutinizing the potential of Big Data for the agricultural sector, we will throw some light on this new tool available to our industry...

What is Big Data?

Briefly, Big Data allows the management and analysis of huge volumes of data that cannot be treated conventionally while exceeding the limits and capabilities of commonly used software tools for capturing, managing and processing data. Therefore, the goal of Big Data is analyzing a large amount of data in real time to help decision making for better management of our agriculte.

How Big Data works?



For example, to collect all the data from a farm, a network of sensors and probes that record information of soil, chemicals and fertilizers applied, climate and tasks performed etc , even price & market data for crops harvested in order to adjust the harvesting timing, must first be installed.
All this data is stored on a computer server that correlates and interprets , finally giving the farmer a detailed report, which can be received multiple ways (tablet or smartphone, allowing the farmer to have control over the property variables at all times).

Although the initial investment may be high (7,000-10,000 € for 50 hectares) in the long run the farmer end up saving on agricultural inputs, and increasing yields, making the initial investment worthwhile; being able to obtain significant benefits.



What can bring Big Data to agriculture? 
In general, and as discussed in the previous section, Big Data allows the farmer to display all the production parameters of its operation in real time, and improve the decision-making process, since it can incorporate data on markets and prices of grown crops, allowing not only to increase productivity, but also the best time to harvest  and optimizing the set of farm operations.

What can farmers get through the data obtained from Big Data technology?


  • The application of this technology allows the fragmentation of the whole extent on farms. This has a great advantage as it allows decisions on each plot, adjusting every agricultural task to one portion of the estate, allowing the savings below.
  • Reduce water usage up to 40%. Thanks to the probes installed in the soil of the farm it is possible to measure soil moisture at all times, making it easy to adjust the parameters of irrigation not to waste any drop of extra water. In addition, updated weather forecasts, can help a farmer in predicting rain, and thus delay irrigation or adjust to such weather conditions, so that water savings could be even higher.
  • Boosts performance up to 20%. Another key aspect of Big Data is that it permits  adjustment of the different agricultural labors on farm land, from pruning to harvesting, which translates in to making more optimized working schedules allowing for example to perform pruning at the right time or collect the product at its optimal ripeness while adjusting the crop harvest at the best market prices. All this results not only into an increased crop yield, but also into an increased profitability.
  • Improves the traceability of food from farm to table. Additionally, Big Data records all stages through our agricultural products and crops, from  planting until it reaches the consumer, adding more value to crops and allowing farms to increase profitability. In IDEAGRO we consider traceability a key aspect, and that is why we clearly focus on understanding and applying any new technology that can increase sustainability of agriculture while improving food safety and security whilst ensuring enough food for the worlds ever increasing population.


IDEAGRO as a company always interested in new technologies and tools has already used the wide possibilities of Big Data. 

The most recent experience was as part of the project "Zero Residue", co-funded by the LIFE + program of the European Union (ref. LIFE 12 ENV / ES / 902). The project aims to improve the sustainability and the quality of the production of Stone fruit to create a more competitive and healthy sector.

In the course of the project a Zero Residues (ZR) methodology will be developed. This will demonstrate that this new approach to produce, store, process and market stone fruit without residues, creates a new trend in fruit production, with higher quality, more attractive and healthier at more a competitive price. On the other hand,  ZR methodology helps to improve various environmental problems generated, for example, integrated pest management will dramatically reduce pesticide doses, and instead, will prevent degradation of soil and groundwater contamination.

Furthermore, the implementation of new technologies will increase the shelf life of the fruit after harvest by use of innovative micro perforated packaging and the use of atmospheric controls. As for fruit waste generated due to the imperfections of quality this will be transformed into an interesting product for baby food factories, thus leading to new sales channels. Finally, a certificate will be developed, which can only be obtained if the production meets the requirements of zero residues. All knowledge is made ​​available to other producers in order to spread the information as much as possible.

Under the project, IDEAGRO implemented in collaboration with project developers a Zerya® Predictive Models, an app that will help to manage crops protection against pests and diseases from any computer or mobile device. To develop the 'predictive models' of the app, IDEAGRO resorted to intelligence data or better known big data technology, offering stone fruit producers a chance to prevent fungal diseases and pests proving consumers with heathier products and ensuring a more sustainable agriculture.
 
Creado en 27 Septiembre 2015
En 2050 la demanda de alimentos aumentará en un 60% por encima de los niveles actuales, una demanda que habrá que abastecer, y donde todos los eslabones de la cadena agroalimentaria tienen mucho que decir, desde el sector productor hasta el propio consumidor. 

Los últimos informes de la ONU – FAO vaticinan un crecimiento de población en las próximas décadas vertiginoso, debido principalmente, al aumento de la esperanza de vida lo que viene ligado a unas mejores condiciones sanitarias en todo el mundo. Así, estiman que en 2030, con el ritmo de crecimiento de población actual, habrá 8.501 millones de personas sobre la faz de la tierra, cifra que se incrementará hasta los 9.275 millones en 2050 y a 11.213 millones en 2100.

Ese nivel de crecimiento hará que en 2050 la demanda mundial de alimentos aumente un 60% con respecto a la actualidad, una demanda a la que habrá que darle alimento, y no solo eso, sino producir este alimento conservando los recursos naturales y en un marco caracterizado por un clima que ya está cambiando y afectando a las producciones agroganaderas a lo largo de toda la superficie terrestre.


Parece un objetivo difícil, y sería difícil si todo este cambio lo tuvieran que hacer los agricultores y ganaderos, pero es un problema que atañe a toda la cadena agroalimentaria, desde el agricultor hasta el consumidor.

Agricultores-científicos, una sinergia necesaria

En la actualidad, se produce una cantidad tal de alimentos que se podría abastecer a toda la humanidad, pero sigue habiendo 800 millones de personas que pasan hambre en el mundo. Podríamos pensar, que los agricultores y ganaderos de todo el mundo hacen bien su trabajo, y que el problema se encuentra en la distribución de los alimentos, lo cual no se aleja mucho de la realidad.

El problema radica en que, según últimos estudios, la agricultura ha alcanzado su nivel máximo de productividad con las tecnologías e insumos actuales, e incluso se ha visto una bajada de productividad debido a numerosos factores, entre ellos la resistencia de numerosas plagas a los productos agroquímicos utilizados y la degradación del suelo agrícola.

En este contexto, hay que añadir el cambio climático, que ya se empieza a notar en algunas zonas productoras de alimentos esenciales en todo el mundo. Y es que, nos guste o no, la actividad agrícola es dependiente de las condiciones climáticas, y si estas condiciones cambian de forma brusca, nuestros cultivos no podrán adaptarse a las nuevas condiciones y terminarán desapareciendo.

Todo esto nos hace ver lo importante que es la investigación e innovación agrícola, ya que solo a partir de la investigación aplicada a la agricultura nos permitirá adaptar esta al contexto de un clima cambiante, elevando la productividad, recortando la brecha entre los rendimientos actuales y los alcanzables y, al mismo tiempo, reducir el impacto ambiental. Esta investigación agrícola ha dado sus frutos en los últimos años, y ha proporcionado nuevas herramientas al agricultor como:

> Nuevas formas de nutrición para los cultivos. Como los biofertilizantes, productos creados a base de microorganismos benéficos del suelo, en especial bacterias y/o hongos, que viven asociados o en simbiosis con las plantas y ayudan de manera natural a su nutrición y crecimiento, además de ser mejoradores de suelo.

En este campo también se englobarían los bioestimulantes, otro tipo de sustancias de origen natural que promueven el crecimiento de los cultivos aumentando su productividad y salud.

Además, cada vez más agricultores están optando por el reciclaje de residuos de industrias cercanas para utilizarlos como biomasa en el campo, con lo que se obtiene un doble beneficio: se da una nueva vida a residuos que podrían terminar en el vertedero disminuyendo el uso de abonos químicos.

> Nuevos productos y técnicas para luchar contra las plagas. En este campo se está recurriendo a unos seres vivos que siempre han estado ligados a la producción agrícola, los insectos. Cada año aparecen nuevas investigaciones en el campo de control biológico de plagas, es decir, utilizando a depredadores naturales para combatir las plagas, y se están llevando a cabo estudios, sobre como potenciar y mejorar el trabajo de estos aliados para el agricultor.

Además, muchas sustancias que producen los insectos tienen actividad insecticida y germicida, y muchos investigadores se han lanzada a buscar y crear nuevas formulaciones a partir de estos compuestos para combatir las plagas. En este campo, también se está recurriendo a sustancias naturales que secretan algunos tipos de plantas con actividad pesticida. En resumen, se está cambiando el uso de pesticidas por los biopesticidas.

> Nuevas tecnologías para ayudar al trabajo de campo. En los últimos años, muchos investigadores y agricultores, han adoptado las herramientas desarrolladas en otras disciplinas de la ciencia para aplicarlas al campo, como es el caso de la robótica. Este campo ha creado una serie de robots que permiten al agricultor aumentar su eficiencia en las tareas de campo.

Una rama de la robótica que ha tenido una gran entrada en la agricultura es la drónica. Cada año surgen nuevos drones, y aplicaciones para estas unidades voladoras, que permiten monitorizar la finca para ver donde se necesita tratamiento fitosanitario o una dosis adicional de riego, hasta la pulverización de tratamientos contra plagas.

La informática también ha acudido al socorro de la agricultura, con la implementación de la tecnología Big Data en las plantaciones, que ha permitido a los agricultores analizar una gran cantidad de datos para mejorar la toma de decisiones en sus fincas y prever el futuro cercano.

> Nuevos técnicas de producción. Debido a la degradación del suelo y a la especulación con las tierras de cultivo en los países en vías en desarrollo, los agricultores se están quedando sin tierras para plantar, por esto, se han desarrollado nuevas técnicas de cultivo, como la hidroponía, en la que se establece una cultivo en ausencia de suelo, dispuestos en un sustrato sintético y con una solución de nutrientes para que puedan crecer.

Esta técnica ha evolucionado en otra en la que se combina la producción vegetal y la acuicultura, la acuaponía: mismo espacio, doble producción. E, incluso, grandes gigantes tecnológicos se han fijado en esta técnica y han creado verdaderas fábricas de vegetales de producción intensiva, donde el cultivo se dispone tanto en superficie como en altura.

La investigación agrícola es una apuesta de futuro, es un campo que hay que explotar y financiar, solo así podremos dar al agricultor las herramientas necesarias para romper esas barreras de productividad, y hacerlo de la forma más sostenible posible. 

Desde IDEAGRO, trabajamos en pro de una agricultura y una cadena agroalimentaria más sostenibles, buscando no solo ayudar a que los agricultores y ganaderos puedan ser competitivos y disponer de una explotación rentable, sino que además puedan ser innovadores, y disponer de los últimos avances para que al consumidor final lleguen siempre productos agroalimentarios de la mejor calidad posible, y con elevados niveles de seguridad alimentaria.

En la actualidad, trabajamos con cientos de productores, no solo de España sino a nivel internacional para promover el uso de soluciones naturales en agricultura como los bioestimulantes, el uso de buenas practicas agrícolas, y sobre todo el uso y adopción de las nuevas tecnologías... Nuestra filosofía de 'hacer más con menos' se adapta completamente a las necesidades del mañana, y es que para poder satisfacer la creciente demanda mundial de alimentos, hemos de trabajar juntos y buscar siempre aquellas soluciones que permitan maximizar los recursos disponibles.

Para ello, en 2015 hemos ampliado nuestras instalaciones, y en la actualidad disponemos de un laboratorio de ensayos propio, y un equipo de profesionales altamente cualificado que nos permite aprovechar los últimos avances, investigaciones, desarrollos y tecnologías para que nuestros clientes, tengan siempre a su alcance la mejor alternativa posible. Nuestras colaboraciones con empresas a nivel mundial, también contribuyen a que podamos ofrecer siempre una amplia gama de soluciones integrales para mejorar la competitividad de agricultores y ganaderos sea cual sea el ámbito de actuación.