Creado en 02 Enero 2015

Ha sido ampliamente demostrado que los microorganismos del suelo interactúan con las raíces de las plantas y constituyentes del suelo en la interfase raíz-suelo. Este gran conjunto de interacciones entre suelo, raíces y microorganismos da lugar al desarrollo de un ambiente dinámico conocido como rizosfera, donde una variedad de formas microbianas pueden desarrollarse activamente y en equilibrio.

Los microorganismos juegan claramente un importante papel en procesos que afectan la transformación del fósforo en el suelo y su disponibilidad para las plantas. Además, el uso permanente de fertilizantes químicos supone un coste significativo para la agricultura a nivel mundial. Por tal motivo, el uso de microorganismos como inoculantes para movilizar fuentes de fósforo pobremente disponibles en el suelo, constituye una alternativa para reducir la contaminación ambiental y mejorar la productividad de los cultivos.

Los bio-fertilizantes o abonos biológicos están basados en microorganismos que promueven y benefician la nutrición y el crecimiento de las plantas. Se trata de microorganismos del suelo, generalmente hongos y bacterias, que se asocian de manera natural a las raíces de las plantas de una forma más o menos íntima. Estos microorganismos pueden facilitar de manera directa o indirecta, la disponibilidad de determinados nutrientes tales como: el nitrógeno, el fósforo y el agua, además de producir sustancias denominadas fitohormonas promotoras del crecimiento vegetal.

El fósforo, después del nitrógeno, es el nutriente inorgánico más requerido por plantas y microorganismos y además, en el suelo es el factor limitante del desarrollo vegetal a pesar de ser abundante tanto en formas inorgánicas como orgánicas. Las plantas deben absorberlo del suelo, donde se encuentra en muy baja concentración, normalmente en niveles que varían entre 5 y 30 mg kg-1. Estos índices bajos del nutriente se deben a que el fósforo soluble reacciona con iones como el calcio, el hierro o el aluminio que provocan su precipitación o fijación, disminuyendo su disponibilidad para los vegetales.

Los fosfatos inorgánicos aplicados como fertilizantes químicos también son inmovilizados en el suelo y como consecuencia no son solubles para ser aprovechados por los cultivos. Por lo tanto se considera, que la solubilización de distintas rocas fosfatadas y de otras fuentes de fósforo inorgánico por los microorganismos del suelo es una alternativa fundamental para incrementar la cantidad de nutrientes disponibles para las plantas.

Se han aislado de distintos suelos bacterias solubilizadoras de fosfato pertenecientes a los géneros Pseudomonas, Bacillus, Rhizobium, Agrobacterium, Burkholderia, Achromobacter, Microccocus, Aerobacter, Flavobacterium y Erwinia.

Los microorganismos solubilizadores de fósforo constituyen hasta un 40 % de la población de bacterias del suelo y una porción significativa de ellos son aislados de la rizosfera. No obstante, aunque muchos géneros bacterianos presentan esta capacidad para solubilizar fósforo inorgánico, es de particular interés detectar esta habilidad en grupos que tengan otras propiedades de promoción de crecimiento vegetal, como por ejemplo, capacidad para fijar nitrógeno atmosférico.

Los microorganismos pueden además relacionarse entre sí, dando lugar, en muchos casos a interacciones sinérgicas que favorecen el crecimiento de la planta. Un ejemplo de este sinergismo lo constituye la interacción entre las micorrizas: simbiosis formada por ciertos hongos del suelo y la raíz y los microorganismos solubilizadores de fósforo. Las micorrizas poseen estructuras típicas de intercambio nutricional dentro de la raíz y una abundante red de micelio fuera de ésta, que le permite a la raíz explorar de forma más extensa el suelo y aprovechar mejor los elementos de poca movilidad como el fósforo.


Los inoculantes microbianos representan una nueva vía de trabajo en pro de una agricultura más sostenible y eficiente claramente beneficiosa para la sociedad y los productores agrícolas. Se trata de una tecnología limpia, alineada con principios de la agricultura sustentable, y que pretende hacer frente al aumento abusivo de la utilización de pesticidas y fertilizantes en estos últimos tiempos.

De esta manera, la utilización de microorganismos con capacidad para promover el  crecimiento de las plantas, se presenta como una gran alternativa de biofertilización. Estudios controlados de laboratorio, invernadero, y de forma más natural en el campo, han demostrado que la aplicación de estas  tecnologías redunda en claros beneficios.

Durante los últimos años, desde IDEAGRO, hemos trabajando ampliamente con bacterias, realizando aislamientos de diferentes cepas de microorganismos y desarrollando nuevos formulados a base de microorganismos aislados del suelo que poseen la capacidad de solubilizar fosforo y potasio presente en el suelo, así como fijar nitrógeno ambiental.

Igualmente, hemos desarrollado numerosos trabajos con bacterias de los géneros Pseudomonas, Bacillus, Azotobacter y Azospirillum, evaluando la eficacia en diferentes suelos, climas y cultivos consiguiendo resultados contundentes: incremento de disponibilidad de fosforo y potasio de aproximadamente un +20/30%, consiguiendo de forma paralela un incremento en la disponibilidad de Ca y Mg de un +8/10%, junto a una reducción de cloruros y boro.

El conjunto de aspectos y mejoras conseguidos se traduce en una planta/cultivo más sana, con mayor aporte nutritivo consiguiendo además una mayor resistencia a enfermedades y mayores rendimientos productivos. Actualmente estamos trabajando con nuevas cepas de rápida implantación para colonizar los suelos con bacterias tras la desinfección para evitar la posible re-infección con patógenos, así cómo desarrollando nuevos formulados y ensayos que nos permitan seguir a la vanguardia en el uso de bacterias beneficiosas en agricultura.


Si deseas ampliar la información, ponte en contacto con nuestro Director Técnico, Pedro Palazón mediante email, palazon[arroba]ideagro.es, o por telefono en el 968 118 086. ¡No dudes en consultarnos al respecto! En IDEAGRO disponemos de un equipo multidisciplinar a tu entera disposición.


Fuentes Consultadas:

Bacterias solubilizadoras de fosfato inorgánico aisladas de suelos... Leticia Andrea Fernández; Pablo Zalba; Marisa Anahí Gómez y Marcelo Antonio Sagardoy http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1850-20672005000100004

El papel de la solubilización de fósforo en los biofertilizantes microbianos. Maria Teresa Fernández, Hilda Rodríguez http://www.redalyc.org/pdf/2231/223120688005.pdf

Biofertilización: aspectos Productivos, consecuencias en el manejo y conservación de la fertilidad del suelo. Ing. Gabriel M. Frontera http://www.fertilizando.com/articulos/Biofertilizacion.asp

Microorganisms that enhance plant growth and soil quality. Revista Corpoica - Ciencia y Tecnología Agropecuaria (2010) 11(2), 155-164. http://www.corpoica.org.co/sitioweb/Archivos/Revista/Microorganismos.pdf

 
Creado en 05 Noviembre 2014

Si hasta ahora los sistemas de cultivo habían avanzado considerablemente, en las próximas décadas el cambio será radical. Una de las incorporaciones como herramienta de trabajo será la de los “drones”, pequeños aviones no tripulados, que ya empiezan a utilizarse en algunos lugares, junto a "robots" con diferentes formas y funciuones, así como numerosas nuevas herramientas y tecnologías que contribuiran a desarrollar e implantar una nueva "agricultura".

En este pequeño articulo, queremos daros a conocer multitud de iniciativas, proyectos, herramientas y tecnologias que están siendo desarrollados e incluso probados o puestos en practica en diferentes partes del mundo, España incluida, pues pensamos que a buen seguro a much@s de vosotros os parecerá interesante...

El robot que revolucionará la industria del vino: VineRobot verá la luz en 2016, y será un robot terrestre único en sus características, dotado con sensores “no invasivos” capaces de obtener y transmitir información sobre el estado del viñedo con precisión nunca antes conseguida. Podrá determinar con total precisión qué zonas del viñedo se deben regar, y en qué cantidades, lo que influirá en una producción de más calidad y también en un ahorro de agua... Está desarrollado por el Grupo Televitis de la Universidad de La Rioja (+info).

Utilizan drones para diagnósticos de nitrógeno en cultivo de maíz: se utilizan drones para detectar las recomendaciones de fertilización nitrogenada. El sistema consiste en tomar imágenes aéreas, pudiendo analizarse y establecerse la metodología de recomendación de abonado. (+info).

Un robot fertiliza los campos de maíz en Estados Unidos: Rowbot es una máquina autónoma, capaz de aplicar el fertilizante justo cuando el cultivo más lo necesita, evitando de esta manera tener que utilizar tractores y reduciendo además la cantidad de producto necesario. Con el robot, también se consigue rebajar la cantidad de nitrógeno con el consiguiente beneficio para el medio ambiente... Desarrollado por ROWBOT & CARNEGIE ROBOTICS (+info).

Drones: revolución agrícola desde el aire: investigadores de la Universidad Estatal de Míchigan (MSU) están usando su primer vehículo aéreo no tripulado para ayudar a los agricultores a maximizar los rendimientos mediante la mejora de la gestión del nitrógeno y del agua y la reducción del impacto ambiental como la lixiviación de nitratos o de las emisiones de óxido nitroso. (+info).

Diseñan un robot "alimentado" con energía solar para cultivar hortalizas: Ladybird (mariquita en inglés), es como se llama el robot que a través de sus cámaras analiza la humedad, realiza análisis de suelos, comprueba los nutrientes de las plantas, detecta la existencia de plagas o avisa de la presencia de malas hierbas, entre otros parámetros.Desarrollado por la Universidad de Sydney, Australia. (+info).

Desarrollan un robot para coger pimientos en invernadero: en la Universidad de Wageningen (Holanda) se ha desarrollado un robot capaz de coger en invernadero, de un modo totalmente autónomo, los pimientos que han llegado a su punto óptimo de madurez. La localización de los pimientos se lleva a cabo a través de dos cámaras que obtienen toda la información necesaria, con datos en tres dimensiones, colocándose el brazo robótico en la posición exacta para cortar el pimiento. El robot ya ha sido probado con éxito en un invernadero comercial (+info).

Un robot agricultor para mejorar la producción de cultivos: el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) de Argentina ha creado un robot con inteligencia artificial para invernaderos que busca mejorar la producción de cultivos intensivos a escala de plantas mediante la gestión eficiente de recursos y su planificación. Tiene la capacidad de “hacer mapas 3D, desplazarse, planear sus actividades y fertilizar, pero mañana podrá cortar, podar...”. (+info).

‘Drones’ para vigilar las malas hierbas: un estudio internacional liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CISC) ha desarrollado un sistema que detecta el crecimiento de malas hierbas en cultivos extensivos mediante vehículos aéreos no tripulados. El sistema y su equipo, generan imágenes multiespectrales de ultra alta resolución espacial que combinadas con el uso de sensores remotos que captan en el espectro visible e infrarrojo cercano y con diferentes algoritmos de análisis de imagen permten diferenciar las malas hierbas de las plantas de cultivo.

Las malas hierbas presentes en los cultivos compiten por luz, espacio, agua y nutrientes con los cultivos y ello ocasiona importantes pérdidas. Una de las herramientas más utilizadas en el control de malas hierbas en la agricultura actual es la aplicación de herbicidas no sólo en los rodales en los que se distribuyen las hierbas, sino en todo el campo de cultivo. El 70% del campo no necesita tratamiento herbicida, por lo que aplicar los fitosanitarios de forma generalizada origina gastos y un impacto medioambiental innecesarios... (+info).

Desde IDEAGRO, conscientes del gran potencial y posibilidades que las nuevas tecnologías y herramientas pueden traer a nuestro sector, estamos en la actualidad realizando pruebas con drones para el control y evaluación de cultivos, desarrollo de ensayos, supervisión de fincas, detección de plagas, etc... Pensamos que conocer, y entender estas herramientas, su manejo y posibilidades, serán elementos clave en un futuro muy próximo, y por ello, seguiremos trabajando activamente para incorporar las ultimas tecnologias, y avances en nuestra metodologia de trabajo con el objetivo de satisfacer las necesidades de nuestros clientes... Si te interesa conocer cómo trabajamos, escribenos a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o contacta en @IDEAGRO.